Inquietos se muestran los expertos por la nueva oleada de propagación del coronavirus en todo el país, tanto por los casos en que no se puede detectar su origen, como por el creciente número de afectados en la provincia de Ática y la zona metropolitana de Atenas.

El lunes, la Organización Nacional de Salud Pública (EODY, por sus siglas en griego) anunció 35 nuevos casos de Covid-19, nueve de ellos detectados en las fronteras del país, entre extranjeros que querían pasar sus vacaciones en Grecia.

Del resto de los casos confirmados, 17 se han detectado en Ática, dos en las provincias de Tesalónica, Kavala, Acaía y uno en Magnesia, Calcídica y Beocia.

El número total de los casos ha ascendido a 4.227, mientras sigue estable la cifra de las víctimas mortales, 202 en total.

El portavoz gubernamental, Stelios Petsas, no descartó la posibilidad de extender el uso obligatorio de la mascarilla a más espacios cerrados, aparte de los supermercados, y reiteró que el virus sigue presente, por lo que los ciudadanos no pueden permitirse el lujo de tranqulizarse.