“Lo que ocurre últimamente con Turquía, no es un asunto que concierne solamente a Grecia o a Chipre y sus relaciones con Turquía, sino, sobre todo, a Europa y sus relaciones con Turquía”

Eso fue lo que resaltó el primer ministro griego, Kiriakos Mitsotakis, en su intervención en la 24ª Conferencia de Economist celebrada en Atenas,  para añadir que “Es un problema de evidente dimensión europea.Y es Europa la que aclaró que lo que está en juego es la seguridad del Mediterráneo Oriental”.

“Estamos dispuestos a dialogar con Turquía para delimitar las zonas marítimas en el Mar Egeo y en el Mediterráneo Oriental. Las negociaciones pasadas no han podido sacar fruto. Tenemos que reestablecerlas y si no conseguimos llegar a un acuerdo, estamos dispuestos a recurrir a la Corte Internacional de Justicia de la Haya para resolver el asunto”, anotó Mitsotakis.

“Respetaremos la decisión del Tribunal y respetamos el Derecho Internacional que implica que cuando dos países intentan resolver una disputa marítima, no se les permite de ninguna manera proceder a actos unilaterales”.