La policía griega ha iniciado una operacióna a gran escala para trasladar a miles de migrantes y refugiados que que se han quedado sin techo tras el incendio del campamento de Moria la semana pasada, al nuevo campamento de Kara Tepe en la isla de Lesbos.

La operación policial incluye a 70 mujeres policía que hablan con los solicitantes de asilo en un intento de convencerles para que se trasladen al nuevo campo por mejorar sus condiciones de vida y por su seguridad. Hasta el momento no ha habido  incidentes violentos.

El nuevo recinto está formado por grandes carpas familiares, colocadas en un campo junto al mar en la zona de Kara Tepe. A los recién llegados se les hace una prueba de coronavirus, se les inscribe y se les asigna una carpa.

“Esta es una operación para la protección de la salud pública y con un claro contenido humanitario”, dijo la policía en un comunicado.

El fuego que destruyó el antiguo campamento de Moria dejó a miles de personas necesitadas de refugio de emergencia. La gran mayoría ha estado durmiendo al raso junto a una carretera que lleva de Moria a la capital de la isla, Mytilene, levantando refugios improvisados con sábanas, mantas, ramas y cartones.

Seis afganos, incluidos dos menores, fueron detenidos como sospechosos de provocar los incendios de la semana pasada en Moria. Los fuegos se declararon después de que se impusieran órdenes de aislamiento durante una cuarentena generalizada en el campo, donde 35 personas dieron positivo en coronavirus.