El cuarto puesto ocupó la selección nacional femenina de baloncesto en el Eurobasket de la República Checa, ya que en el partido disputado para la medalla de bronce sufrió una derrota contundente por 78-45 contra Bélgica.

El equipo griego salió a la cancha obviamente debilitado y cansado por los partidos sucesivos y el esfuerzo excesivo que exhibió contra Francia y, en realidad, en ningún momento no pudo plantar cara al conjunto belga.

En cualquier caso, se trata de un triunfo sin precedentes para la selección femenina de baloncesto, que por primera vez en su historia llega a las semifinales de un Eurobasket, que además le garantiza la participación en el Campeonato Mundial de 2018.