Para sofocar la crisis económica provocada por el coronavirus, la Unión Europea ha adoptado este martes un fondo de 100.000 millones de euros en préstamos, conocido en Bruselas con las siglas SURE, del inglés ‘Support to mitigate unemployment risks in case of emergency’, apoyo para mitigar el riesgo de desempleo en caso de emergencia.

Con él, aquellos gobiernos que puedan demostrar un incremento del gasto público a causa de la pandemia, podrán financiar sus sistemas de protección de empleo, bajo términos muy favorables.

Desde el inicio de la crisis, más de 40 millones de trabajadores en suelo comunitario se han visto obligados a reducir su jornada laboral o a someterse a diferentes esquemas de reducción de empleo.

Este fondo, que se asienta sobre el principio de solidaridad comunitaria, se ha diseñado para evitar los despidos y apoyar a las empresas a que puedan pagar los salarios de los trabajadores durante la crisis.

SURE, que se emite con deuda europea, estará disponible después de que todos los estados miembros den sus garantías y demuestren que tengan un aval, y tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2022.