Mediante una respuesta aguda e inmediata, el ministerio de Relaciones Exteriores ha reaccionado a las declaraciones provocativas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sobre los trabajos de prospección de yacimientos de hidrocarburos en la zona marina de Chipre y el derecho de Grecia de ampliar su plataforma continental en el mar.

“Las provocaciones turcas socavan la estabilidad de la región en una coyuntura crítica”, resalta el ministerio en su comunicado.

Al mismo tiempo, deja claro que Grecia no se dejará resbalar a la retórica agresiva del país vecino y manifiesta que nuestro país, en su calidad de factor de estabilidad y seguridad en la región, en cooperación con sus aliados y socios, seguirá defendiendo sus derechos inalienables, así como el derecho internacional.

Finalmente, el ministerio de AAEE señala que cualquiera que sea la diferencia entre el resto de los países del Mediterráneo Oriental, todos reconocen que los recursos energéticos deben ser puentes de diálogo y de cooperación en la región y subraya que Turquía, en vez de recurrir a amenazas y reivindicaciones ilegales, debería adoptar esa actitud responsable.