Los líderes de la Unión Europea (UE) consideraron este jueves ilegal el acuerdo entre Turquía y Libia que extiende la zona económica marítima turca hasta aguas de Grecia, y expresaron su solidaridad con ese país y Chipre, frente a cuyas costas además Ankara lleva a cabo prospecciones ilegítimas.

“El memorando de entendimiento entre Turquía y Libia sobre delimitación de las jurisdicciones marítimas en el mar Mediterráneo infringe los derechos soberanos de Estados terceros, no cumple con la ley del Mar y no puede producir ninguna consecuencia legal para terceros Estados”, declararon los líderes de la UE en las conclusiones de la cumbre que celebran en Bruselas.

“El Consejo Europeo reafirma inequívocamente su solidaridad con Grecia y Chipre por lo que respecta a estas acciones de Turquía”, indicaron los líderes de la UE.

Turquía ha aprobado con el Gobierno de Libia reconocido por la ONU un acuerdo que fija la frontera entre sus zonas económicas exclusivas en una linde a cien kilómetros del sur de la isla griega de Creta, algo que tiene implicaciones para la búsqueda de hidrocarburos.

El texto acordado ignora la posibilidad de la existencia de una zona económica griega en esa región del Mediterráneo, lo que ha causado las protestas de Atenas porque tal extensión de la zona económica exclusiva (EEZ) turca sólo es posible si no existe una griega alrededor de Creta.

El artículo 57 de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar sitúa la máxima anchura de una EEZ en 200 millas náuticas (370 kilómetros) a partir de la costa que sirve para calcular las aguas territoriales.