En una reunión extraordinaria del Euro Working Group, que se ha celebrado este jueves en Bruselas, se ha confirmado que en el reciente pacto entre el Gobierno griego y la delegación de las Instituciones se cumplen las directrices del acuerdo alcanzado en el eurogrupo de 7 de abril y se trata de un acuerdo preliminar que constituye la base en que se puede fundamentar un pacto global en una fase posterior, dentro del mes de mayo.

En una declaración común, las Instituciones subrayan que “nada más que Grecia implemente los requisitos previstos, el eurogrupo podrá aprobar las condiciones para el próximo desembolso y proceder a considerar la sostenibilidad de la deuda griega en el futuro inmediato, a base del acuerdo alcanzado en mayo de 2016”.

Además, el progreso que se producirá en el eurogrupo inminente, condicionará la forma de participación del FMI en el programa de rescate de la economía griega.