Los países mediterráneos de la Unión Europea (Med7) declararon el jueves que apoyaban la idea de sanciones económicas adicionales contra Turquía si dicho país persiste en sus acciones unilaterales en el Mediterráneo oriental, donde sigue la tensión con Grecia.

“Si Turquía no progresa en la vía del diálogo y no pone fin a sus actividades unilaterales, la UE está dispuesta a elaborar una lista de medidas restrictivas suplementarias que podrían ser evocadas durante el Consejo Europeo de los días 24 y 25 de septiembre de 2020”, indicó la declaración final de la cumbre del Med7, que reunió a los presidentes o jefes de gobierno de Francia, España, Italia, Malta, Portugal, Grecia y Chipre.

El presidente francés, Emmanuel Macron, que auspició la cumbre en la isla de Córcega, había instado a Europa a mostrar un frente unido ante la conducta “inaceptable” de Turquía. “Nuestro Mediterráno es actualmente el escenario de conflictos que duran, en Siria, en Libia (…) El juego hegemónico de potencias históricas que quieren desestabilizar toda la región, y el papel de Rusia como el Turquía, nos preocupan”, dijo al término de la cumbre.

El primer ministro griego, Kiriakos Mitsotakis, resaltó que Turquía desestabiliza la región y se está alejando de manera muy acusada del Derecho Internacional mientras que el Presidente chipriota, Nikos Anastasiadis, llamó a Turquía a reanudar el diálogo en base a la sinceridad.

“Turquía debe poner fin a las acciones unilaterales y aceptar reanudar el diálogo o se abre el camino para ser sancionada” fue el mensaje contundente de Macrón y Mitsotakis tras su encuentro bilateral en el margen del MED7.