El temporal de frío y nieve ‘Medea’ que azotó buena parte de Grecia, ha dejado tres víctimas mortales, además del fuerte malestar que provocó en miles de hogares que se quedaron sin electricidad en Atenas y sus alrededores.

Un pastor de 56 años murió en la isla de Creta al quedar atrapado por la nieve cuando intentaba acercarse hasta su rebaño de ovejas. La nieve impidió un rescate rápido y cuando los bomberos y una ambulancia llegaron al lugar donde se encontraba, ya había fallecido.

Otro hombre, de 80 años, murió en su casa en una aldea alejada en la isla de Eubea, donde algunos municipios pasaron tres días sin suministro eléctrico y agua corriente.

La tercera víctima fue un hombre de 75 años también en la isla de Eubea que hacía oxigonoterapia domiciliaria y murió a causa del corte de electricidad.

Sin suministro de electricidad quedaron alrededor de 250.000 hogares en Atenas, sobre todo, en los barrios norte y este en los que en muchas ocasiones se cortó también el agua corriente.

Los equipos de la empresa de redes eléctricas, DEDDIE por sus siglas en griego, siguen esforzándose en una carrera contrarreloj  para reparar los daños, ocasionados en su mayoría por la caída de árboles. Tras la decisión de Protección Civil esta mañana fuerzas del ejército griego han salido a su auxilio.

Cerrados hoy todos los colegios en la región capitalina de Ática a fin de evitar accidentes provocados por las calles resbaladizas y las heladas.

El programa de vacunación anti Covid-19 que se tuvo que cancelar ayer martes hoy vuelve a funcionar a partir de las doce de la tarde.