Las iniciativas gubernamentales tienen el objetivo de paliar las consecuencias económicas y sociales de la epidemia de coronavirus con eficiencia y justicia social, afirmó el ministro de Finanzas, Jristos Staikuras, en la presentación de las nuevas medidas económicas que pretende tomar el Gobierno.

La cuestión es extender una red de seguridad a la sociedad, subrayó el ministro, que recomendó calma y paciencia a la ciudadanía.

Mediante las nuevas medidas adoptadas, se benefician 600.000 empresas, un 60 por ciento de los asalariados de las empresas privadas del país, así como 550.000 profesionales libres y autónomos.

En total, la suspensión de las obligaciones fiscales asciende a €2 mil millones, mientras la compensación especial prevista y el pago de las contribuciones de seguridad tendrá un costo igual, de otros €2 mil millones.

Staikuras comentó que la economía griega sufrirá una recesión a corto plazo, por lo que se requiere prudencia y realismo en estos momentos, sin gritos demagógicos.