La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha asegurado este miércoles que los contratos de venta de armas y material de doble uso a Turquía “son legales y legítimos” ya que no hay ningún embargo de venta de armas a ese país ni de la ONU ni de la UE.

En rueda de prensa en el Ministerio, González Laya ha respondido así al ser preguntada por la carta que Grecia ha enviado a España, Alemania e Italia para que suspendan las exportaciones de armamento a Turquía, país que intenta “crear hechos consumados a través de la fuerza militar” en aguas del Mediterráneo oriental.

En respuesta, González Laya ha subrayado que tanto Grecia como Turquía son países aliados y miembros de la OTAN y que, “en estos momentos, no existe ningún embargo de armas, ni ninguna medida restrictiva” impuesta por la ONU o la UE al comercio de armas o material de doble uso, por lo que “los contratos de nuestras empresas en este sector son legales y legítimos”.

La ministra también ha recordado que en España existe una Junta interministerial que autoriza las exportaciones de material de Defensa y de doble uso y “que examina cada operación de venta de este tipo de productos caso por caso teniendo en cuenta siempre la normativa nacional e internacional aplicable”.

En la misma rueda de prensa, el ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, ha subrayado que la “actitud agresiva de Turquía en el Mediterráneo tiene que acabar” y que las diferencias en cuestión de delimitación de aguas territoriales “no se puede hacer por vías militares sino diplomáticas”.

Para Asselborn, se trata de “un tema muy espinoso” que la UE debe “hacer todo lo posible” para resolver ya que provoca una gran inestabilidad en el Mediterráneo oriental.

“Debemos ordenarle a Turquía, con la amenaza de sanciones, que detenga ya las operaciones en el Mediterráneo”, ha considerado el ministro luxemburgués, que ha señalado que “necesitaríamos una Turquía que a lo mejor no sea europea, pero que entienda las normas de derecho europeo”.