“Grecia es un Estado de Derecho, encabezado por un Primer Ministro que respeta y conoce los procedimientos de la justicia griega y no por un Sultán que promete sus fallos”, respondió la oficina de prensa del jefe del Ejecutivo a las nuevas declaraciones provocativas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien relacionó la cuestión de los dos militares griegos detenidos en Edirne con los ocho oficiales turcos que solicitaron asilo político en Grecia, tras el fallido golpe de estado en el país vecino.

“Erdogan ha optado por seguir un camino incomprensible de agresiones provocativas, compaginando dos casos totalmente diferentes”, resalta el Palacio de Maximu.

Asimismo, el comunicado añade que si el presidente turco quiere ser considerado como jefe de un Estado fundamentado en el respeto de la Ley, debe explicar por qué los dos militares griegos siguen encarcelados, ya que no hicieron nada más que cruzar por unos metros la frontera turca, en su empeño de identificar rutas de migración ilegales.