Una operación de evacuación de refugiados e inmigrantes del antiguo aeropuerto de Atenas en el suburbio de Elinikó ha tenido lugar la mañana de este viernes.

Un fuerte dispositivo policial ha bloqueado la zona del campamento y está prohibido el acceso a ciudadanos.

Según ha anunciado la policía, las familias que actualmente se encuentran alojadas en el campamento de Elinikó (unas 500 personas) serán reubicadas en una nueva estructura de acogida en la ciudad de Tebas, mientras que unas 150 personas, sin vínculos familiares en este campamento, serán distribuidas a varias estructuras de las localidades de Tebas, Derveni e Inófita.

Para las personas que eventualmente reaccionen al proceso de reubicación, se procederá a una negociación con la participación de agentes policiales, intérpretes y representantes de la Organización Internacional para las Migraciones.