El miércoles 24 de julio en el Museo Arqueológico de Jania de Creta se presentarán oficialmente dos maravillosos hallazgos arqueológicos encontrados durante la excavación de antigua Áptera a cargo de la arqueóloga Bana Niniu-Kindeli.

Se trata de dos estatuas, de medio metro de altura aproximadamente, que representan a Artemisa y a Apolo, su hermano gemelo. La estatua de Artemisa está hecha en cobre y la de Apolo en mármol. Ambas han sido fechadas a finales del siglo I o comienzos del siglo II d.C.

La diosa protectora de los animales salvajes es representada con su inseparable arco y a punto de disparar una flecha, aunque su arma mortífera no se ha conservado. Cubre su cuerpo con un quitón y su gélida mirada conserva el material blanco usado a modo de esclerótica.

El dios Apolo, la quintaesencia de la belleza griega, es representado con el cuerpo desnudo, rígido y en reposo, en contraste al movimiento que expresa su hermana. Conserva restos de pintura roja.

Sus respectivos pedestales han sido hallados uno al lado del otro, por lo que probablemente formaban un conjunto. Los arqueólogos creen que ambas esculturas fueron importadas de centros artísticos fuera de Creta, con la intención de decorar un altar de una suntuosa residencia romana.

A partir del prómixo miércoles, Apolo y Artemisa formarán parte de la colección permanente del Museo Arqueológico de Jania, Creta.