El Tribunal de Apelaciones de Atenas ha decretado prisión inmediata para la cúpula del partido ultra griego Amanecer Dorado, dos semanas después de la sentencia histórica que calificó a la formación como una “organización criminal”.

Algunos de los condenados, incluidos algunos miembros de la cúpula de Amanecer Dorado como el exdiputado Ilias Kasidiaris, se entregaron a la policía tras conocer el dictamen.

Eltribunal rechazó la solicitud de la fiscalía de dejar en libertada todos los acusados menos a Yorgos Rupakiás, el asesino confeso de Fyssas, condenado a cadena perpetua más diez años.

El Tribunal decidió suspender la pena sólo de 12 de los 59 condenados. De ellos, cinco son exdiputados de la formación neonazi, entre ellos Eleni Zarulia, la esposa del líder de Amanecer Dorado, Nikolaos Mijaloliakos. Estos tendrán que pagar una fianza de 20.000 euros para poder continuar en libertad hasta que se resuelva el recurso.

La detención más complicada es la de Yannis Lagós, pues al ser eurodiputado su ingreso en prisión está condicionado a que la Eurocámara levante su inmunidad y decida extraditarlo a Grecia, ya que tras ser condenado pudo viajar a Bruselas.

Todos los miembros de la cúpula de Amanecer Dorado menos uno – cuya condena es de 10 años – fueron condenados a 13 años de cárcel por formación y dirección de banda criminal.

La entrada en prisión incondicional para la cúpula de Amanecer Dorado es el último hito en un proceso judicial que ha durado cinco años y medio y ha probado que los delitos cometidos por miembros del partido neonazi, incluidos asesinato, intento de asesinato, agresión y posesión de armas, no eran acciones de individuos que actuaban por iniciativa propia, sino directamente planeados y ordenados por la dirección del partido.