Por cuarta vez consecutiva se ha rechazado la solicitud de liberación, presentada por los abogados de dos militares griegos detenidos desde el 2 de marzo en una cárcel de máxima seguridad de Edurne, Turquía.

La solicitud fue presentada el martes, en el marco del derecho previsto en la legislación turca de reconsiderar una vez al mes los casos de encarcelamiento preventivo.

El juez dictaminó que los militares riegos deben permanecer en la cárcel, ya que no ha habido cambio sustancial de las condiciones examinadas en la ocasión anterior y, además, hay riesgo que los oficiales se escapen si se dejan en libertad.