En declaraciones, la ministra de Cultura, Lidía Koniordu, recalcó que el restablecimiento del Partenón, que constituye el auténtico fundamento de los valores occidentales, puede transmitir un fuerte mensaje de compromiso de Europa con la democracia, en un momento en que muchas personas lamentan que el Viejo Continente se ve amenazado por el ascenso de los nacionalismos.

“La reunificación de los mármoles del Partenón sería un acto de alto valor simbólico, que potenciaría la lucha contra las fuerzas que están socavando los fundamentos y valores europeos, contra todos aquellos que han apostado por la disolución de Europa. El monumento del Partenón representa todo un símbolo de la civilización occidental. Es el símbolo de la democracia, del diálogo y de la libertad de pensamiento”, resaltó Koniordu.