El ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, en un comunicado sobre el referéndum celebrado en la ex República Yugoslava de Macedonia, anunció que llevará al Consejo de Seguridad de la ONU el Pacto de Prespas, con el argumento de que es contradictorio con el derecho internacional y la constitución “macedonia”.

El ministerio ruso señala a la vez que si bien “la participación de 36,8 por ciento no permite considerar la consulta válida (ya que se requiere una participación mínima de 50 por ciento) y confirma de forma explícita que los votantes macedonios optaron por boicotear las soluciones impuestas a Skopje y Atenas, mientras figuras políticas relevantes de países de la OTAN y la Unión Europea participaron directamente en la campaña propagandística que se llevó a cabo, interviniendo sin escrúpulos en cuestiones internas de este país balcánico.