Frente a la costa Sur del Peloponeso, se encuentra Sapientza, una isla pequeña y maravillosa con laderas verdísimas, costas rocosas y aguas cristalinas de un color exótico. Pertenece al conjunto isleño de Enusas, que consta en total de tres islas (Schiza, Sapientza y Santa Marina) y es casi deshabitada. Su nombre es de origen italiano y en griego significa sabiduría.

Con una superficie de aproximadamente 9.000 metros cuadrados, Sapientza tiene un entorno natural prístino y una densa vegetación mediterránea. Concretamente, hay abetos, acebos, mirtos, árboles de tomillo, plantas trepadoras y muchas más. En la isla hay también un bosque de madroños con árboles que superan los 12 metros de altura, designado como monumento natural desde 1986. En el centro de la isla se encuentra Spartolakka, un valle de color rojo amarillento debido al polen fosilizado que constituye un fuente de información útil para los científicos. Además, la isla alberga especies raras de fauna: perdices, faisanes, codornices son algunas de las aves que habitan la isla, así como la cabra Kri-kri, una cabra salvaje de Creta.

En la parte norte de la isla, exactamente frente a la ciudad de Methoni, está su única playa llamada Ammos (en griego arena). Por otra parte, al sur de la isla se encuentra un faro histórico en piedra de forma poligonal, con vista magnífica. Fue construido en 1885 para guiar a los barcos en sus viajes. Sapientza se encuentra en la importante ruta marítima que conecta Italia con Oriente Medio. Tanto en la Antigüedad como durante el Imperio bizantino y la ocupación otomana, la región se convertía en un anclaje de muchas flotas.

Asimismo, cabe destacar, que aquí está el punto más profundo del Mediterráneo, conocido generalmente como el foso de las Enusas. La navegación a través de la región era difícil por eso existen muchos naufragios en el fondo del mar cerca de Sapientza. Algunos de ellos son de gran importancia ya que transportaban cargamento particularmente significativo por tratarse de piezas de interés arqueológico. Uno de los naufragios contenía las columnas de Peristilo que construyó Herodes en Cesarea, Palestina el siglo I d.C., mientras que otro cargaba sarcófagos romanos. En ultimo lugar, vale la pena mencionar que los veranos hay barcos que saliendo de Methoni, realizan recorridos hasta la isla de Sapientza.

Fuente: Panorama Griego