La reunificación de Chipre, pero con suficientes garantías de seguridad para cada comunidad, son los objetivos con que greco y turcochipriotas reanudan hoy sus negociaciones, con la participación de Grecia, Turquía y Reino Unido como garantes de la independencia de Chipre.

Horas antes de que los líderes greco y turcochipriota, Nikos Anastasiadis y Mustafá Akinci, se encuentren en una cena de trabajo previa al inicio formal de las discusiones, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, les transmitió un mensaje de aliento: “La oportunidad para la reunificación de Chipre está finalmente ante nosotros”.

“Les pido que la aprovechen, sobre todo por Chipre, pero también por toda la región del Mediterráneo oriental”, dijo el responsable de Naciones Unidas.

Los negociadores se han dado inicialmente once días para completar sus discusiones  que se desarrollan en Crans-Montana, una localidad de los Alpes suizos.

“No será fácil. Los puntos de partida de las delegaciones son opuestos y sus diferentes opiniones han sido repetidas en los últimos días, pero esto no es extraño. Nadie hace concesiones en su camino a unas negociaciones”, dijo el enviado especial de la ONU para Chipre, Espen Barth Eide.

Para que la complejidad de este tema no impida avanzar en las negociaciones se ha optado por discutirlo en paralelo, pero de manera separada, al resto de puntos centrales de la agenda, en los que se ha llegado a progresos significativos.

Ellos son territorio, propiedad y gobernabilidad junto con repartición del poder, en los que también se requieren entendimientos finales para que un acuerdo global sea posible.