El temporal con lluvias y vientos con ráfagas de hasta 100 kilómetros por hora que está azotando Grecia desde el miércoles ha paralizado buena parte del tráfico marítimo y ha provocado cortes eléctricos en distintas regiones del país.

Los ferris están desde ayer atracados en los principales puertos de Ática, pero también en otras partes del país, tanto en el mar Jónico como en el Egeo.

Los bomberos informaron hoy de que en las últimas 24 horas han recibido más de un centenar de llamadas de auxilio, tanto para retirar árboles caídos como para bombear sótanos anegados por las lluvias.

En el municipio de La Canea, en la isla de Creta, las escuelas permanecen cerradas el jueves a causa de las fuertes lluvias y los vientos huracanados. En muchas partes de la isla hubo desprendimientos de rocas y las autoridades locales han recomendado a los ciudadanos que eviten salidas innecesarias.

En algunos puntos de la isla hubo que suspender el tráfico vial, pues las carreteras se convirtieron en torrentes por las potentes lluvias.

El Servicio Meteorológico de la isla ha alertado de que las condiciones adversas se mantendrán a lo largo de todo el día.

Las previsiones meteorológicas generales apuntan a una remisión del temporal a lo largo de la jornada de hoy en la mayor parte del país, con excepción de la citada isla y otras zonas del sur.