Un atentado contra efectivos policiales se produjo en la noche del lunes frente a la sede del PASOK en Atenas, cuando un encapuchado abrió fuego contra los policías encargados de vigilar las oficinas de la agrupación política.

Afortunadamente, nadie resultó herido del atentado.

En la zona ya se han localizado al menos tres cartuchos de fusil, posiblemente de un AK-47 Kalashnikov.

El policía encargado del turno de la vigilancia del edificio declaró que vio de repente a un hombre armado que estaba a punto de disparar contra él y el resto del pelotón de antidisturbios que estaba en la zona. De inmediato, avisó a sus compañeros y cayó al suelo.

El portavoz del PASOK, Pavlos Jristidis, dio a conocer que en el momento del atentado, las oficinas del partido contaban con la presencia física de unas 30 – 40 personas.