Donald Trump manifestó su fuerte desagrado por la decisión de Reçep Tayyip Erdogan de convertir el templo de Santa Sofía en mezquita, al arzobispo ortodoxo de América, Elpidoforos, con quien se entrevistó el jueves en la Casa Blanca.

El presidente de EEUU se mostró molesto y expresó su inquietud por la cuestión de la protección de los derechos humanos y, en particular, de las libertades religiosas de las minorías en Turquía.

Además, Trump se declaró partidario del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla y personalmente del Patriarca Bartolomé, y resaltó que procederá de inmediato a las intervenciones necesarias.

Durante la reunión, celebrada en un ambiente cordial, el arzobispo de América planteó al presidente estadounidense una serie de cuestiones cruciales que coniernen al Patriarcado Ecuménico, particularmene la importancia y la necesidad de la reapertura de la Escuela Teológica de Jalki.