Con la firme posición de que Grecia constituye un pilar de estabilidad y seguridad en el Mediterráneo Oriental y los Balcanes acudió el primer ministro, Alexis Tsipras, a la cumbre de la OTAN en Bruselas, donde mantuvo una reunión de unos pocos minutos con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien dijo al mandatario griego que sigue su labor y que es un acontecimiento magnífico la recuperación de la economía griega.

La agenda de la cumbre es predominada por la cuestión de la lucha contra el terrorismo internacional, en que el gobierno griego sostiene que no ha de recibir rasgos anti-islámicos.

Al margen de la cumbre, el premier griego tuvo la oportunidad de entrevistarse con la canciller alemana, Ángela Merkel, y con el presidente francés, Emmanuel Macron, sobre la cuestión de la sostenibilidad de la deuda griega.