“Hay que manejar la situación con cuidado y paciencia. Tarde o temprano, Turquía entenderá que cualquier intento de aprovechar para propósitos diferentes a un incidente fronterizo más bien frecuente, le llevará a un callejón sin salida y resultará en su contra”, resaltó el primer ministro, Alexis Tsipras, durante el consejo gubernamental informal reunido este martes para tratar la cuestión de los dos oficiales del ejército griego que se encuentran detenidos en el país vecino, acusados de entrar en una zona militar prohibida.

Asimismo, el premier griego mantuvo una comunicación telefónica con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a quien pidió que transmita al lado turco un mensaje para una resolución rápida y positiva del incidente.

Por su parte, la representante de la UE para Política Exterior y Defensa, Federica Mogherini, después de la reunión de los ministros de Defensa de la Unión en Bruselas, afirmó que el Consejo de Ministros se puso al tanto de la cuestión por su colega griego y expresó su solidaridad a Grecia, así como su esperanza para una resolución positiva del caso a la brevedad.