El tribunal de Edirne ha rechazado juzgar la apelación contra el fallo de encarcelamiento preventivo de los dos militares griegos, presentada por sus abogados defensores.

Asimismo, fue rechazada la propuesta de la consulesa helena que siguiera su detención en el consulado de Grecia, ya que los oficiales griegos se llevaron a la cárcel con el pretexto de que no disponen de residencia en territorio turco.

El vicepresidente y portavoz turco, Bekir Bozdag, afirmó que “el tribunal falló a favor de la detención de los militares griegos, acusados de entrada ilegal en zona militar prohibida”.

Por su lado, el vocero griego, Dimitris Tzanakópulos, aclaró que “a partir del momento que la parte turca invoca el proceso legal, hemos de respetarlo”.

Tzanakópulos añadió que Grecia ha proseguido a todas las acciones diplomáticas pertinentes, pero procuró también matizar que Turquía es posible que se aproveche de este incidente en su estrategia de escalada de tensión que se contempla recientemente.

Al mismo tiempo, el primer ministro, Alexis Tsipras, ha convocado para este martes la reunión extraordinaria de un consejo gubernamental informal, competente de gestionar situaciones de crisis, mientras que, a petición de la oposición, se reúne también al mediodía de hoy el Comité de Asuntos Exteriores y de Defensa de la Cámara de Diputados.